Libro: El Hombre Mas Rico de Babilonia

Parece como si hubiera sido ayer cuando tomé este libro y lo leí por primera vez. En ese entonces venía regresando de un viaje familiar a Cancún, México por la boda de un primo. Motivado por los lujosos hoteles, las espectaculares casas de playa y el estilo de vida increíble que veía por todos lados, decidí embarcar una aventura en busca del conocimiento necesario para construir una vida sin límites.

El Hombre Más Rico de Babilonia fue el primer libro que exploré en esta emocionante aventura. Empecé a leerlo como un simple mortal y acabe el libro ese mismo día como un semidiós listo para enfrentar cualquier obstáculo que se me interpusiera en el camino. Sin duda alguna, este libro sería el primero que le recomendaría a toda aquella persona que quiera obtener riqueza y no sepa por donde empezar.

Lo que más me gusta del libro es la forma en la que está escrito. Una de las maneras más efectivas para enseñar algo es atreves de una historia, y eso es justo lo que hace el autor de este libro, George S. Clason. Verás, en simples palabras se podría decir que este libro es una colección de pequeñas parábolas que revelan los secretos para obtener riqueza.

Todas las pequeñas historias de este libro te dejan conocimiento, pero hubo dos en específico que fueron las que más se me quedaron grabadas.

Las siete curas para un bolsillo vacío…

Esta es una de las historias más entretenidas y que más conocimiento te dejará de todo el libro. Trata acerca de como un antiguo rey de babilonia, después de enterarse que sus ciudadanos ya no podían mantenerse a si mismos, contrata al hombre más rico de la ciudad, Arkad, para enseñar a la multitud a generar riqueza. Estás son las siete curas que les enseñó y una explicación breve de lo que aprendí…

1.) Comience a engordar su bolsillo: La primera cura te muestra que si quieres acumular altas cantidades de riqueza, tienes que comenzar apartando un décimo de todos tus ingresos anuales para ahorrarlos o invertirlos en un futuro.

2.) Controle sus gastos: Si lo que quieres es generar riqueza, vas a tener que gastar menos de lo que ganas. Aunque tengas dinero para comprar lujos, es mejor cuidar tu bolsillo y apartar un décimo de lo que ganas para el futuro.

3.) Haga que su oro se multiplique: Ya que estás apartando un décimo de lo que ganas, no es suficiente tenerlo de bajo del colchón. Es hora de poner al dinero a trabajar para ti y hacer que multiplique tu riqueza.

4.) Cuide a su tesoro de las perdidas: Conforme tu fortuna se va incrementando, las personas vendrán a ofrecerte participar en diferentes proyectos que requieren de inversión. Se recomienda sólo invertir en lo que se conoce y en los activos que uno pueda controlar.

5.) Haz de tu vivienda una inversion rentable: Comprar una casa es de las mejores inversiones que se puede hacer. Si compras una casa, aunque sea a crédito, estás pagando para que un día sea tuya. De la otra manera si rentas una casa, el dinero que pagas nunca vuelve.

6.) Asegura un ingreso a futuro: Todo trabajador envejece y debe estar preparado para que su familia pueda estar segura incluso después de su muerte. Es por eso que hay que proveer por anticipado para la seguridad económica de la familia.

7.) Incrementa tu habilidad para generar dinero: La mejor inversión que podemos hacer es en nosotros mismos. Hay que desarrollar y cultivar las habilidades necesarias para generar dinero y poder cumplir nuestros más grandes deseos.

Las cinco leyes del oro…

Esta es mi historia favorita del libro. De nuevo Arkad, el hombre más rico de Babilonia, nos sorprende con otra de sus filosofías atemporales. Aquí te muestro las cinco leyes tomadas directamente del libro junto con un análisis rápido y directo de mi parte…

1. El oro acude fácilmente, en cantidades siempre más importantes, al hombre que reserva no menos de una décima parte de sus ganancias para crear un bien en previsión de su futuro y del de su familia.

Rápido y directo: Ahora el 10% de todos tus ingresos para invertirlo.

2. El oro trabaja con diligencia y de forma rentable para el poseedor sabio que le encuentra un uso provechoso, multiplicándose incluso como los rebaños en los campos.

Rápido y directo: El dinero bien invertido crece exponencialmente y entre más dinero tengas, más dinero puedes ganar.

3. El oro permanece bajo la protección del poseedor prudente que lo invierte según los consejos de hombres sabios.

Rápido y directo: Son muchas las personas que nos aconsejarán sobre inversiones, pero sólo hay que escuchar a aquellos que estén donde nosotros queramos estar.

4. El oro escapa al hombre que invierte sin fin alguno en empresas que no le son familiares o que no son aprobadas por aquellos que conocen la forma de utilizar el oro.

Rápido y directo: No inviertas en algo que no conoces a menos que los hombres que buscas emular te aconsejen invertir en ellas.

5. El oro huye del hombre que lo fuerza en ganancias imposibles, que sigue el seductor consejo de defraudadores y estafadores o que seña de su propia inexperiencia y de sus románticas intenciones de inversión.

Rápido y directo: Si es muy bueno para ser cierto, lo más probable es que no lo sea.

Sin palabras. La verdad es impresionante como estas cinco leyes son tan relevantes ahora como lo fueron hace años. Creo firmemente que tu potencial para generar riqueza será ilimitado si decides adoptar estas leyes y las haces parte de tu vida.

En verdad espero que te tomes el tiempo para leer este libro, te aseguro que no te arrepentirás.

¡Hasta la próxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *