La sensacional habilidad de fijar presupuestos atractivos

La gente tiende a ignorar los buenos consejos. No sé por qué, pero es fascinante. Les dices que tal persona no les conviene porque es muy [añade adjetivo degradante] y ahí van rápidamente a enamorarse… Les dices que deben cuidar sus gastos y ahí van rápidamente a comprarle un disfraz de reno a su perro porque va a ser Navidad…

En fin, hay muchas cosas en este mundo que nunca entenderé, pero hay algo que si tengo muy claro: Esperar cumplir tus objetivos económicos sin ningún presupuesto es como esperar llegar en auto a un destino que no conoces sin mapa y con los ojos vendados. No va a pasar. Bueno, a menos de que tu destino sea llegar a un hospital.

¿Cuando escuchas la palabra “presupuesto” que se te viene a la mente?

¿Matemáticas? ¿Razonamiento? ¿Planificación?

Con razón nadie hace presupuestos, viéndolo desde esa perspectiva es como volver a la clase de calculo que tanto odiábamos…

Te invito a cambiar de perspectiva. La mayoría de las personas ven un presupuesto como algo indeseable que los va a forzar a gastar menos en las cosas que más les gustan. Creo que haría una gran diferencia si cambiaran de perspectiva y lo vieran como una herramienta que les va a ayudar a tener más dinero al final del mes para utilizarlo en lo que más les gusta.

NO ES DIFÍCIL

Yo sé que si te enseño a elaborar un presupuesto complejo lo más probable es que no lo hagas. Es por eso que este mes quiero que hagas algo tan simple y tan sencillo que hasta un niño de nueve años puede hacerlo. El objetivo para este mes es conocer con certeza tus ingresos y tus gastos mensuales. Empecemos, saca una hoja de papel en blanco y divídela en dos secciones iguales, una para tus ingresos y otra para tus gastos.

En la sección de ingresos anota todos tus ingresos del mes. Eso incluye:

Ingreso fijo de tu trabajo.
Ingreso de algún otro trabajo.
Cualquier ingreso adicional de algún negocio.
Etc…
En caso de que tengas un negocio y no puedas calcular un ingreso fijo exacto, hay que sacar el promedio de lo que ingresaste durante cada mes de los últimos 6-12 meses y tomar esa cantidad como referencia.

En la sección de gastos anota todos tus gastos del mes. Eso incluye:

Comida
Renta
Servicios
Utilidades
Recreación
Ropa
Gastos inesperados
Deudas
Etc…

Al fin de mes, después de haber terminado con ambas secciones, hay que sumar cada lado y tendrás tus ingresos y gastos exactos del mes. Felicidades, si haces esto ya estarás por delante del 90% de la gente. ¡Te lo dije! Es tan sencillo que un niño de nueve años puede hacerlo.

¿Bueno y esto de que me sirve?

La verdad no te servirá de nada a menos que decidas analizar bien tus gastos. Así podrás saber en que área puedes reducir gastos y en que área te gustaría incrementarlos. Por ejemplo, supongamos que te gusta mucho salir a comer con tus amigos.

¿Que podrías hacer para salir a comer más seguido con tus amigos?

Solo hay dos opciones:

Generar más dinero.
Reducir gastos de menor importancia.
Lo ideal es aumentar tus ingresos, pero mientras trabajas en ello puedes reducir la cantidad de dinero que gastas en ropa para poder aumentar la cantidad de dinero que puedes gastar en salidas a comer con tus amigos. Si te causa más satisfacción salir con tus amigos a comer que comprar algunas prendas, sería un cambio a tu presupuesto mensual muy inteligente.

Este es sólo un ejemplo de miles que se te pueden ocurrir al analizar tus gastos y preparar tu presupuesto para el mes próximo.

Aprovecha, es primero de julio, empieza este mes. Haz el ejercicio y el 31 de julio prepara un presupuesto atractivo para que puedas disfrutar más de eso que tanto te gusta en el mes de agosto.

¡Hasta la próxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *